Una introducción a la meditación

La mente-mono

De una rama a otra, un mono pasa sus días colgándose y descolgándose. Si algo llama su atención, lo toma en sus manos, juega con él y lo deja, para de inmediato distraerse con algo más o saltar a la siguiente rama.

Nuestra mente es como un mono en la ciudad.  Pasa sus días entreteniéndose en mil asuntos y raramente realmente concentrándose en alguno. La vida es una carrera y ocupamos nuestra mente con la mayor cantidad de asuntos posibles paraLa mente, un mono en la ciudad sacar el mayor provecho de nuestro tiempo. En el trabajo realizamos una tarea y ya nuestra mente está en otras tres; en la computadora tenemos diez ventanas abiertas; vamos en el carro pensando en lo que pasó ayer, vemos televisión zapeando de un canal al siguiente y tomamos desayuno con la mente en el trabajo.

¿Cuándo fue la última vez que tu mente dejó de pensar? ¿Hace cuánto experimentaste lo que es tener una mente quieta por al menos treinta segundos? Si te parece que tienes el control sobre tu mente, prueba a hacer el siguiente experimento: intenta permanecer con la mente quieta, sin ningún pensamiento, vacía. Cuando aparezca el primero, sea cual sea, fíjate cuánto tiempo ha pasado. Para la mayoría de personas no van a haber pasado más de diez o veinte segundos sin que algún pensamiento sobre el pasado o futuro haya cruzado su mente. La verdad es que nuestra mente nos controla, y no al revés.

La mente quieta

Conciencia pura. Quietud. Silencio. Vacío. Presente.

Nada que venga de afuera nos toca. No hay pensamientos.

¿Qué pasa cuando los pensamientos cesan?

La evolución espiritual, objetivo de la meditación

Los yogis, practicantes de yoga, en la antigua India, estaban concentrados en el objetivo de descubrir el misterio de este mundo, saber si había una Realidad que lo trascendía, una Realidad permanente e inmutable. Sin embargo, no estaban interesados en llegar a conclusiones a través de la razón, sino en experimentarla directamente.

La mente es el marco con el que percibimos el mundo.  Una mente poblada de pensamientos que van y vienen sin detenerse un segundo es un marco impermanente, siempre cambiante, a través de la cual percibimos el mundo como un caleidoscopio, lleno de colores, formas y figuras que cambian momento a momento para formar una nueva.

Para alcanzar la Realidad trascendente, permanente e inmutable, debían dejar atrás el marco sujeto a constantes cambios. Es con este objetivo que nace la meditación, que consiste en la práctica de vaciar nuestra mente de ideas, conceptos y pensamientos, y dejar que aflore la conciencia pura, sin ningún objeto. La conciencia que es únicamente conciente de que es.

Meditación

En un inicio, la práctica trae tranquilidad a la mente, las ansiedades se calman y la concentración se entrena. Sentarse cada día a meditar es encontrar un momento personal de paz. Con la práctica constante y el logro de la verdadera meditación, la mente se aquieta, empiezan a surgir cambios en nuestra energía, y poco a poco se experimenta una expansión de la consciencia.

La meditación profunda y continua despierta una poderosa energía en nuestro cuerpo llamada kundalini que normalmente se encuentra “dormida” en muladhara, el primer chakra a lo largo de nuestra columna y el más vinculado al mundo material. Al despertar, kundalini asciende a través de nuestro canal central de energía originando una experiencia de alta intensidad, purificando dramáticamente y transmutando los chakras que atraviesa a su paso. Cuando llega al chakra superior, sahasrara, relacionado al espíritu o Consciencia pura, se experimenta un estado conocido como samadhi. En samadhi, materia y espíritu se han unificado. Es a través de esta unión que es posible experimentar directamente e identificarse con la Realidad trascendental, lo que algunos llaman lo Divino.

Finalmente, en practicantes muy avanzados, constantes y dedicados se llega a la completa expansión de la consciencia, lo que se conoce como Iluminación. La sensación ilusoria de ser un individuo diferenciado en esencia del mundo que nos rodea, desaparece. En su lugar se experimenta la continua experiencia de identificación con la Realidad. A diferencia del samadhi, este no es un estado al que se accede a través de estados de meditación profunda, sino una realidad que uno lleva consigo en su vida cotidiana, aun fuera de la meditación. Esta etapa es la cumbre de la evolución espiritual, y trae consigo el quiebre del ciclo del karma, el cual provoca la liberación total del ser.

El largo del camino va a ser distinto para cada uno, pero la práctica debe ser constante en todos para empezar a experimentar resultados.  Sin embargo, hay que tener cuidado de que tener un objetivo en mente todo el tiempo y dirigir nuestros esfuerzos hacia él puede resultar paradójico, ya que nos saca del presente y nuestra mente empieza nuevamente a jugar con fantasías y a actuar como el mono del cual se quiere alejar…  La práctica debe realizarse momento a momento, hay que traer la mente al presente continuamente, cuando meditamos y cuando no, en la vida diaria.  Solo el tiempo y la constancia llevan a la evolución.

Etiquetado .Enlace para bookmark : permalink.

4 reacciones a Una introducción a la meditación

  1. Milagros dice:

    Hola. Tengo una duda que compartir, Cómo se halla un equilibrio entre la vida, trabajo y demás quehaceres cotidianos… Todos esa afluencia de conceptos y pensamientos con los que uno juega mentalmente y que de pronto parecen nada… solo distraen… sin embargo, es en base a ellos que esta sentada el modo de vida cotidiano. Salir de eso puede ser salir del mundo que conocemos… Existe un equilibrio?… Es solo una renuncia?… El descubrir un modo nuevo de vida, el sentir la sensación de realidad, de ser realmente… También asusta, es algo nuevo…

  2. ROLANDO GZZ. dice:

    POCO A POCO DESCUBRIRÁS LO REALMENTE IMPORTANTE DE LA VIDA , SERÁ DIFERENTE A LO QUE CONOCES, SIN DUDA PERO, TU MISMA LE DARÁS DIRECCIÓN Y PROFUNDIDAD. AHÍ, ESTARÁ EL EQUILIBRIO QUE BUSCAS.
    PAZ…….

  3. Luis Santiago dice:

    me cuesta unirme el sonido ayurvedico ya que , o lo controlo. o me da miedo a dejarlo salir.

Dejar un comentario